var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : " http://www."); document.write("\ var pageTracker = _gat._getTracker("UA-3222485-1"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();

 
cele
add
ima vide dida enla tall acti visi
 
















 
 

10. Muerte de una gigante roja - Nebulosa planetaria.

 
Punto de partida: Nebulosa de la Explosión en Ocho.  

El punto de partida es ejecutar el archivo Activity6 situado en la carpeta local: \Archivos de programa\Celestia160-ED\Activity_cels\. Si quieres activar los sistemas de la nave ejecuta el archivo Sound-A6.celx que está situado en la carpeta \Archivos de programa\Celestia160-ED\scripts\ y oirás los motores de Celestia. Si no has cortado la actividad no es necesario ejecutar estos archivos sino continuar con el punto siguiente.

  1. Durante unos miles de millones de años a partir de ahora, nuestro Sol Supergigante Rojo irá quemando el helio de su núcleo, y se formarán carbono, oxígeno, neón y algunos otros elementos a partir de él. Eventualmente, sin embargo, también se agotará este combustible de helio. Entonces, la fusión parará otra vez y la gravedad contraerá la masa de la estrella y la comprimirá, aplastándola hacia el núcleo. Éste se contraerá de tamaño. Eso sucederá rápidamente, en cuestión de semanas. Una vez más, las temperaturas se elevarán súbitamente en el interior del núcleo, esta vez hasta unas temperaturas imposibles que se acercarán a centenares de millones de grados.
  2. Otra vez, las temperaturas aumentarán hasta un nivel tan enorme, que el helio restante que rodea ahora al núcleo caliente será increíblemente comprimido por la gravedad y comenzará a experimentar, de nuevo, la fusión, ahora del carbono. Alrededor, el helio restante comenzará también a fusionarse en un anillo de fusión del helio. Más allá de estas dos fusiones, el hidrógeno restante en la estrella continuará, por su lado, su fusión en otro anillo mucho mayor, externo a los otros dos reactores de fusión. Tendremos, pues, tres diferentes tipos de fusión concurriendo simultáneamente. La estrella volverá a estallar otra vez, con unas energías verdaderamente enormes provocadas por estas fusiones. Esta vez, sin embargo, la gravedad no será suficiente para sostener la estrella en una sola pieza. Las capas enteras del sol gigante rojo se verán impelidas tan lejos que serán lanzadas al espacio, generándose una especie de anillo de las ruinas de la estrella, que se denominará una Nebulosa Planetaria (el nombre no tiene nada que ver con los planetas). El resto de la estrella parará temporalmente la fusión, la gravedad volverá a contraer los restos de la estrella y a comprimirlos otra vez, la fusión se re-encenderá de nuevo en cáscaras alrededor del núcleo, causando otra expansión gigante de gas, y de nuevo otra capa del sol será lanzada al espacio. Así, capa a capa, nuestro sol irá enviando sus pedazos hacia afuera, al espacio; explosionando y contrayéndose, irá enviando sus elementos varias veces, como anillos del humo.
  3. Este acontecimiento señalará el final para la mayor parte de los planetas restantes en nuestra Sistema Solar. Las sucesivas ondas expansivas y el calor de las explosiones, terminarán de arruinar a Marte, Júpiter, Saturno y todos sus satélites. Lo único que resistirá de todos ellos serán algunos de sus núcleos rocosos. Las ondas expansivas y los cascotes lanzados como una metralla a altísima velocidad deformarán y destruirán también, muy probablemente, las atmósferas de Urano y de Neptuno, aunque podrán sobrevivir algunos de los satélites de estos planetas externos, y quizá, también Plutón pueda sobrevivir a las ráfagas iniciales, aunque ninguna colonia humana que hubiese sobre él, podrá soportar el desarrollo de la Nebulosa Planetaria y, finalmente, serán destruidas.
  4. Al final, el Sol perderá tanta masa que los restos de nuestra Sistema Solar, incluyendo a Plutón, no podrán ser retenidos por su atracción gravitatoria, con lo que no podrán mantenerse en sus órbitas alrededor de lo que quedará de nuestro sol, saliendo los planetas al espacio exterior, más allá de sus posiciones actuales, quedando solos en el frío y en la inmensidad del espacio.
  5. La explosión de la fase de Gigante Roja, y la formación de una nebulosa planetaria, conforman la señal del comienzo del final del ciclo de vida de una estrella de la secuencia principal, de un tamaño y con un Sistema Solar similares a nuestro Sol. La mayor parte de las estrellas que podemos ver en el cielo nocturno tendrán este sino.
  6. El Universo, como parece natural, está lleno de restos de explosiones como la que hemos indicado. Ahora, procederemos a visitar cuatro de ellas.
  7. Para nuestra primera parada, pulsa aquí. Después, pulsar la tecla [G]. Nos encontraremos en la conocida como Nebulosa de la Explosión en Ocho, un lugar donde una estrella gigante roja estalló hace unos miles de años. Acerquémonos con el Zoom. Los restos presentes ahora son como una cáscara que se expande, formada de gas y fragmentos alejándose a miles de kilómetros por hora. En su composición aparecen muchos de los elementos más ligeros de la tabla periódica, desde el hidrógeno al hierro. Año a año, esta nebulosa planetaria va haciéndose más ancha y tenue. Podemos gozar de su trágica belleza durante un momento. ¡Allá en el espacio existe en realidad, y se ve exactamente así!
  8. La siguiente visita será a la Nebulosa de la Hélice. Para ello, pulsa aquí. Una serie dramática de explosiones está produciendo la sacudida de varias capas que todavía mantienen un brillo intenso, con enorme energía, mientras se van separando hacia el exterior. Podemos imaginar lo que le habrá ocurrido a un planeta próximo, cuando la estrella Gigante Roja que la ha causado estalló.
  9. Para explorar un poco mejor la nebulosa, pulsar la tecla [F6], y activaremos la impulsión, después pulsar la tecla [A] para acelerar hasta unos 0.08 ly/s. Pasaremos a través de la nebulosa. Finalmente, pulsar [S] para parar cuando alcancemos el otro lado.
  10. En nuestra tercera parada iremos a una Nebulosa Planetaria más antigua, que ha estado creciendo durante un largo período de tiempo. Se llama la Nebulosa de Abell 39. Para ir hasta allá, pulsa aquí. La nave ha entrado en la nebulosa, y estamos dentro de ella. Una vista magnífica. Arrastrar con el botón derecho del ratón, para viajar alrededor de ella.
  11. Finalmente, pulsa aquí para ir hasta la famosa Nebulosa del anillo (también conocida como M57), que brilla con intensidad en la distancia. Pulsar la tecla [G] para ir hasta allí. Podemos notar las diferentes capas resultado de las explosiones en esta nebulosa. Imaginar el sino de cualquier planeta situado cerca de la estrella gigante roja central, cuando finalmente se acabó el combustible, y comenzaron a estallar la sucesión de explosiones consecutivas.
  12. ¿Adónde irán todos estos átomos creados en estas nebulosas cuando son lanzados al espacio? La respuesta es que se combinarán, ya en el espacio, mezclándose con hidrógeno y otros gases presentes en la tenue nebulosa, que existían previamente en el universo. Alguna vez, lejos ya en el futuro, podrán convertirse, de nuevo, en parte de una nube de la nebulosa que sea atraída por la gravedad, en otra protoestrella. Entonces, los átomos que estallaron en la fragua de las estrellas, en los hornos de sus núcleos que estallan podrán, en otro momento, reciclarse y convertirse en nuevas estrellas nuevas, o, incluso, en nuevos planetas.
  13. De hecho, en realidad ya vivimos en un planeta así. Nosotros estamos hechos de esos átomos. Tenemos grandes cantidades de carbono, oxígeno, nitrógeno y calcio en nuestros cuerpos. Los átomos que nos constituyen proceden de la Tierra, y los átomos de la misma fueron creados en el núcleo de las estrellas de una nebulosa planetaria que estallaba y de una supernova (que veremos seguidamente) hace mucho tiempo, que lanzaron sus restos lejos en el espacio, para ser incorporados posteriormente en la nebulosa de la cual nuestro Sol y nuestro Sistema Solar se formaron. De esta manera, nosotros y toda la vida en la Tierra están en íntima relación. Todos nosotros somos los “hijos” del universo.
  Autoevaluación  
  Una vez llegado a este punto, y antes de seguir con la actividad, realiza el siguiente test: Autoevaluación 5 .