var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : " http://www."); document.write("\ var pageTracker = _gat._getTracker("UA-3222485-1"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();
mioceno

Volver a Proyecto Celestia

La elevación de las grandes cordilleras montañosas que había comenzado durante el oligoceno, siguió adelante, acabando de forma los Alpes en Europa, el Himalaya en Asia y las cadenas montañosas del continente americano. Estos sucesos se corresponden con última fase de la orogenia alpina, “ fase Rodanica”.

Los sedimentos producidos por la erosión de estos sistemas se depositaron en cuencas marinas poco profundas, para terminar convirtiéndose en la localización de ricos depósitos petrolíferos en California, Rumania y la costa oeste del mar Caspio.

Norteamérica y Sudamérica se unen formándose el Istmo de Panamá.
Durante el Mioceno inferior, la placa tectónica africana colisionó con Asia a nivel del Próximo Oriente, y ello permitió un importante intercambio faunístico en ambos sentidos.
Una dorsal incipiente abre el mar Rojo y el Golfo de Adén y a la vez se produce el conato de apertura de África oriental en la dorsal de los grandes lagos.
Hace unos 7 millones de años el estrecho de Gibraltar como tal no existía todavía. Un conjunto de arcos de islas, bordeadas por arrecifes de coral, se extendían entre el norte de África y la península Ibérica, en lo que hoy es el valle del Guadalquivir y la costa de Alicante y Murcia. La progresiva deriva de placa africana provocaba la aparición de relieves cada vez más abruptos en esta zona.

El clima del Mioceno era más fresco que el de la época precedente En el hemisferio norte, grandes áreas antes cubiertas por espesos bosques se convirtieron en grandes praderas.. En el hemisferio sur se había establecido ya un sistema circumplanetario de corrientes oceánicas, que aislaba a la Antártida de las corrientes más cálidas del resto del mundo. Esto favoreció la aparición de un gran casquete de hielo antártico.
El continente antártico se vio sometido a una primera fase de glaciación. Este hecho tuvo como efecto inmediato un descenso generalizado del nivel de los océanos. Y como consecuencia, el océano Atlántico dejó de estar comunicado con el mar Mediterráneo. Cuando hace 6 millones de años se cortó la comunicación con este océano, este hecho, abrió nuevos puentes de comunicación entre las faunas terrestres de Europa, África y Asia. El mar Mediterráneo quedó reducido a unos pocos lagos salinos que dieron lugar a depósitos de evaporitas. Desde el fondo del mar desecado, relieves como las Baleares o Córcega y Cerdeña aparecían como extraordinarias cordilleras en medio de un desierto salino.

El desarrollo de los mamíferos durante el Mioceno estuvo relacionado de forma directa con un importante avance evolutivo en el reino vegetal, la aparición de las gramíneas. Estas plantas, ideales como forraje, contribuyeron al crecimiento y desarrollo de los animales herbívoros, como los caballos y los rinocerontes, que abundaron en el mioceno. La fauna del mioceno contempla la aparición del mastodonte, al igual que el mapache y la comadreja. Durante esta época, los grandes simios, relacionados con el orangután, vivían en Asia y en la parte sur de Europa.
Desaparecen los marsupiales en Norteamérica y Europa, mientras que en Australia y Sudamérica siguen desarrollándose (marsupiales y monotremas) debido al aislamiento geográfico. En estos continentes no se desarrollaron ni roedores ni primates. En Australia se desarrollaron los mamíferos no placentados .

Imagen de un mastodonte, animales que surgieron durante el período mioceno.

 


 

Créditos: las imágenes originales de los períodos geológicos han sido creados por Roberto Basso para Celestia.